Envíos gratis para pedidos de más de 60 euros¡y con regalo!

Venta de piensos por palets para perros y gatos

Publicado por Javier Zalacain Jimenez en

¡Enviamos la comida para tus animales a donde nos indiques! Condiciones inmejorables para cazadores, protectoras, colonias callejeras, etc. Si estás interesado/a, contáctanos: 662 157 409 / info@zalavet.com.
Leer más →

Enfermedad renal en gatos

Publicado por Javier Zalacain Jimenez en

Los trastornos del riñón son bastante más comunes en gatos que en perros y suelen aparecer de manera progresiva y con sintomatología variada; uno de cada cinco gatos mayores de quince años presenta insuficiencia renal, en la mayoría de casos crónica e irreversible.

Los riñones son las “depuradoras” del organismo, filtrando los compuestos tóxicos presentes en la sangre y eliminándolos a través de la orina; regulando también el equilibrio entre agua y electrolitos y la presión arterial. Además de producir eritropoyetina, hormona clave en la síntesis de glóbulos rojos (la famosa “EPO” a la que han recurrido tantos deportistas en la historia reciente para aumentar su rendimiento).

De pequeño tamaño si los comparamos con el hígado o los pulmones, los riñones presentan una gran capacidad de reserva, pudiendo funcionar de manera adecuada hasta con un 75% de sus tejidos dañados. Es posible llevar una vida completamente normal con tan solo un riñón, algunos ejemplos de futbolistas de primer nivel dan fe de ello: “O Rei” Pelé, Santillana o el “Lagarto” Pizzi, triunfaron con únicamente un riñón disponible.

Volviendo a los felinos, los síntomas vinculados a los problemas renales suelen ser: cansancio, apatía, aumento de la producción de orina y, por tanto, del consumo de agua, perdida de apetito, mal aspecto general, retención de agua, vómitos, hipertensión (que puede provocar ceguera), desequilibrios electrolíticos (bajos niveles de potasio y altos de fósforo) o anemia.

La edad del minino es un factor a tener muy en cuenta en la aparición de la insuficiencia renal; otras causas comunes son: genéticas (como en los gatos persas o sus cruces), la presencia de tumores o piedras en el riñón, enfermedades como la peritonitis infecciosa felina, la ingesta de productos tóxicos (como el ajo o las uvas), una dieta desequilibrada o la deshidratación.

El diagnóstico de la insuficiencia renal crónica en gatos se basa en un análisis sanguíneo (niveles altos de urea, creatinina o SDMA son indicativos de mal funcionamiento del riñón) y otro de orina (que suele presentarse más diluida y en mayor cantidad). Otras pruebas (rayos X, ecografía) pueden ser necesarias para entender la causa primaria de la disfunción.

A no ser que el fallo renal sea causado por una enfermedad tratable, por lo general, el tratamiento va a ser exclusivamente sintomático, es decir: corregir posibles irregularidades homeostáticas mediante suero, controlar el dolor con analgésicos, los vómitos con antieméticos, la anemia con suplementos de hierro o transfusiones, antihipertensivos, etc. Y un cambio en la dieta del felino.

Una buena alimentación específica es básica para evitar el avance de la insuficiencia renal en gatos, además de una correcta hidratación. En general la dieta debe ser:  baja en fósforo y con proteínas de fácil digestión, baja en sal, con suplementos de potasio o hierro (si fuera necesario) y otras vitaminas, fibra o ácidos grasos esenciales. También es clave el seguimiento veterinario del gato, con análisis de sangre periódicos para ver si el animal mejora.

Estos son los productos disponibles en Zalavet específicos para gatos con problemas de riñón:

 

Ambos alimentos se pueden usar a la vez y mejoran la calidad de vida del gato con trastornos renales. Cualquier pregunta, no dudes en consultarnos. Gracias por tu lectura.

Leer más →

Las garrapatas en el perro y el gato

Publicado por Javier Zalacain Jimenez en

La garrapata es un ácaro ectoparásito que se alimenta de la sangre del hospedador, en este caso perros y gatos, perteneciente a la familia Ixodoidea. Con su picadura, estos pequeños animales, pueden transmitir enfermedades muy graves a las mascotas; como la babesiosis, ehrlichiosis o la enfermedad de Lyme, que también afecta al ser humano.

Las garrapatas se anclan a la piel del animal usando sus fuertes mandíbulas y comienzan a succionar su nutritiva sangre, anestesiando la zona para evitar ser descubiertas e hinchándose de manera ostensible, hasta desprenderse al cabo de los días, una vez colmado su apetito. La mayoría de picaduras son inofensivas y generalmente, el ácaro debe permanecer en contacto directo con el can o el felino más de dos días para que exista riesgo de contagio de patologías.

La clave para minimizar el riesgo de que las garrapatas se conviertan en un problema para nuestra mascota es la prevención. Actualmente, disponemos de diversos productos antiparasitarios:

  • Collares: contienen imidacloprid, flumetrina o deltametrina y confieren protección durante varios meses.
  • Pipetas: se aplican mensualmente en el dorso del animal y tras 1 hora de exposición, éste estará protegido.
  • Sprays: son muy cómodos de administrar ya que se pulverizan fácilmente. Hay que usarlos mensualmente y no se debe bañar al animal los tres días anteriores o posteriores al tratamiento.

Todas las garrapatas son visibles a simple vista, así que después de paseos campestres o cerca de bosques, siempre deberemos hacer un chequeo minucioso de la piel de nuestro peludo. Los perros, por su naturaleza, están más expuestos a sufrir sus picaduras que los gatos. En caso de observar alguno de estos parásitos durante la inspección, procederemos a su retirada de la siguiente manera:

  1. Tumbar al animal de forma cómoda.
  2. Con unas pinzas coger a la garrapata lo más cerca posible de la mandíbula.
  3. Estirar suavemente hacia atrás sin apretar demasiado ni hacer movimientos bruscos para no romperla.
  4. Evitar dejar la mandíbula de la garrapata enganchada en la piel, ya que puede provocar una reacción local muy dolorosa, que puede incluso infectarse.
  5. Matar a la garrapata.
  6. Lavar las posibles heridas con agua y jabón y aplicar un antiséptico.

Si el perro o el gato ha sido infestado por garrapatas es conveniente acudir al veterinario para descartar la transmisión de otras enfermedades. El profesional elegirá el tratamiento dependiendo de la patología a tratar, generalmente antibióticos.

Los síntomas más característicos son:

  • Enrojecimiento e hinchazón en la zona de la picadura, en algunos casos severos.
  • Anemia: si la perdida de sangre es importante.
  • Rigidez y dolor muscular, fiebre o colapso (Enfermedad de Lyme).
  • Perdida de apetito, orina de color rojo oscuro, fiebre (Babesiosis).
  • Perdida de peso, fatiga, fiebre, dificultades respiratorias (Ehrlichiosis).

Sin tratamiento, algunas de estas enfermedades pueden causar la muerte del animal, así que la prevención es básica. Si tu animal tiene problemas con las garrapatas o quieres saber más, ponte en contacto con nosotros.

Leer más →

Correas, collares, arneses y bozales para perro: ¿Cuál elegir?

Publicado por Javier Zalacain Jimenez en

Como amantes de los animales y su libertad, nos encantaría que todos nuestros perros pudieran circular libremente a lado del dueño en sus paseos. Para ello, el can debería estar muy bien entrenado y obedecernos al instante. Sin embargo, a día de hoy, hay normativas que cumplir y en espacios urbanos los canes deben ir atados, a no ser que el perro se encuentre en un parque especial vallado para su esparcimiento o “pipican”. Además, si nuestro peludo es considerado de raza potencialmente peligrosa (desde Zalavet creemos que no hay perros peligrosos, sino dueños irresponsables), deberemos aumentar las precauciones: poniéndole un bozal, como estos cómodos bozales Hunter acolchados; y llevando una correa corta, que no supere los dos metros de longitud.

Hay varios factores a tener en cuenta a la hora de escoger la correa más adecuada para nuestro perro, entre los que destacamos tres:

  • Material: el nylon está muy de moda por su resistencia y flexibilidad, generalmente esa suele ser la primera opción. El cuero, por su tacto, durabilidad y presencia, tiene muchos adeptos, es clásico y nunca pasa de moda. Si tu perro es de los que muerde la correa, quizás deberías considerar usar una de metal (o combinada, con metal y nylon, por ejemplo).
  • Longitud: salvo en correas de entrenamiento (que pueden medir hasta treinta metros), lo que recomendamos es una longitud de entre dos y tres metros, para tener control sobre el sabueso y que a la vez el perro pueda estar cómodo. Para razas más pequeñas, o perros bien educados de hasta cincuenta kilos que no den tirones, podemos considerar longitudes mayores, como las clásicas correas Flexi
  • ¿Con o sin asa? Si has paseado a tu perro con ambas, probablemente estés de acuerdo que las correas con asa son bastante más cómodas, aquí puedes ver nuestro amplio catálogo de correas Hunter, de 2m, nylon y con asa, que van de maravilla para casi todo tipo de perros.

Otra variable a considerar es para qué vamos a usar la correa; normalmente será para pasear a nuestro peludo, pero hay diseños especiales para correr, andar en bicicleta, si tenemos dos perros, entrenamiento específico, caza y un largo etcétera. También las hay especiales para paseos nocturnos, como las Flexi Neón, que dan visibilidad al perro, aumentando su seguridad.

Una buena correa no sirve de mucho, sino va acompañada de un buen collar, resistente y confortable. Los collares de semi ahogo Red Dingo suelen funcionar de maravilla, además de ayudarnos a educar al perro paseo tras paseo. Para perros muy nerviosos o más agresivos, recomendamos usar arnés, como el arnés para perro Hunter o un petral anti fuga. Cuando está oscuro (generalmente de octubre a abril en nuestra querida Navarra) también podemos aumentar la visibilidad del animal con uno de estos prácticos collares luminosos Red Dingo.

Con perros más complicados, fuertes e incontrolables tenemos la opción de pasar una consulta con nuestro educador canino de Docan, en función de lo que este experto valore os haremos una recomendación personalizada. En los perros nerviosos, los cuales intentan comer todo lo que se encuentran por la calle, los bozales educativos Gloria pueden ser una gran alternativa.

Para acabar, queremos dejaros un par de consejos prácticos que podrían prevenir lesiones en las manos e incidentes a la hora del paseo, en especial si tu perro es inquieto, grande, tiene algún trauma o demasiada energía. Primero: educa a tu animal, enséñale a respetarte y respetar a los demás; mediante el refuerzo positivo, con buenas palabras, premios y mimos, pero siendo muy estricto, si el animal no obedece debes hacérselo saber. Segundo: las correas pueden quemarnos las manos en determinadas situaciones, así que usa guantes si es necesario. Conoce a tu perro y no bajes la guardia en ningún momento, ya que no es inusual las caídas por tirones bruscos de nuestro peludo que nos pillan desprevenidos.

Si necesitas ayuda adiestrando a tu perro o tienes cualquier duda en tema de correas, collares o arneses, háznoslo saber por favor, estaremos encantados de asesorarte. Esperamos que te haya gustado este post.

Leer más →

TESTIMONIO DE MARGA (Cuidadora felina): Maggie salvada de un envenenamiento

Publicado por Javier Zalacain Jimenez en

Este artículo del blog nos hace especial ilusión, ya que ha sido escrito por una voluntaria de gran corazón que trabaja sin descanso por mejorar la calidad de vida en las colonias de gatos callejeros de la zona y es la primera colaboradora que se anima a escribir en nuestro espacio.

¡Muchas gracias Marga!

Aquí os dejamos su brutal testimonio:

"La linda gatita gris de la foto, Maggie, vivía en una colonia felina, yo sentía especial cariño por ella al tratarse de una gatita que vi crecer con un carácter muy sociable y juguetón.  Decidí esterilizarla para mejorar su calidad de vida y confié a Zalavet su operación. Todo fue muy bien en el quirófano, además Javier la desparasitó y le realizó varios chequeos de enfermedades habituales en los gatos callejeros de manera altruista. Maggie estaba sana y fuerte. Cuando completó su recuperación en la clínica, muy a mi pesar, la llevé de vuelta con su gran familia gatuna.

Un par de semanas después, esta colonia de gatos callejeros sufrió un envenenamiento masivo intencionado, muchos murieron agonizando entre vómitos y trastornos neuronales, entre las víctimas, tristemente, se encontraban varios cachorros.  Encontré a Maggie muy grave, con síntomas de envenenamiento y la llevé corriendo a Zalavet para que Javier intentara salvarla. Sin demora, mi veterinario de confianza, se puso manos a la obra y comenzó a tratar a Maggie, le puso suero con electrolitos para mantenerla hidratada e intentar limpiar su organismo del veneno. Tras dos dramáticos primeros días en los que la gata no comía y apenas reaccionaba, milagrosamente Maggie volvió en sí, creo que gracias a sus ganas de vivir y a la rápida intervención de Javier. Tras este cruel incidente, la tuve en acogida para recuperarse varias semanas y decidí que Maggie jamás volviera a vivir en la calle. Con la ayuda de Zalavet y la clínica Bosco, en unos días, buscamos un hogar para ella, y hoy, Iván y Bea la cuidan amorosamente junto a su hermosa hermana adoptiva, Suri (gatita blanca de la foto). Son muy felices y se llevan de maravilla.

¡Muchas gracias/Eskerrik asko Javi!"

Leer más →
  • 1
  • 2
  • 3