Envíos gratis para pedidos de más de 60 euros¡y con regalo!

Las espigas en el perro: qué hacer

Publicado por Javier Zalacain Jimenez en

¿QUÉ SON LAS ESPIGAS? 
Con la llegada del verano, debido a las altas temperaturas, muchas plantas y cultivos de diferentes vegetales y cereales, desarrollan una vaina que cambia de color verde a amarillo. La forma de las espigas es alargada y con pequeñas púas que sobresalen hacia el exterior. Esta estructura tan particular permite que puedan clavarse con facilidad, generando un peligro para nuestras mascotas.  
¿DÓNDE PUEDEN CLAVARSE? 
En el pelo 
Almohadillas o espacios interdigitales. 
Oídos 
Nariz 
Boca 
Ojos 
Vulva o prepucio 
¿QUÉ PELIGRO CONLLEVA?
Las espigas enredadas en el pelo de nuestros animales, provocan una sensación de picor y molestia que hará que se laman en exceso pudiendo crearse una dermatitis. Si la espiga está en contacto con la piel, puede producir desde una leve inflamación en la zona donde se encuentra, hasta una fístula con posible migración a cavidades más internas del cuerpo de nuestro animal produciendo una infección más severa y generalizada.  
Es muy común que las espigas se encuentren en el interior de la nariz o boca de nuestras mascotas, y el mayor peligro será si viajan hasta tráquea y pulmones.  Otra zona de riesgo es el interior de los oídos, donde pueden provocar una otitis bastante molesta que si llega a afectar al tímpano puede provocar daños irreversibles.  En los ojos también pueden causar problemas graves, sobre todo si llegan a perforarlos. 
¿CÓMO PREVENIR?  
Nuestra recomendación es evitar las zonas donde abunden las espigas. 
Es importante realizar un examen completo de la superficie del perro al llegar a casa. 
Los animales con pelo largo, son más propensos a que se queden pegadas, por ello es aconsejable el cepillado diario. 
¿CÓMO PODEMOS DETECTAR ESPIGAS EN ZONAS NO VISIBLES? 
Los síntomas que nos hacen pensar en que a nuestro peludo se le ha introducido una espiga son: estornudos continuos, toses, secreciones nasales, rascados, lagrimeo o lamidos persistentes en una zona concreta.  
Si aparece alguno de estos síntomas es importante acudir al veterinario, ya que si no eliminamos la espiga, los daños podrían agravarse. 
Muchas gracias por tu lectura.

← Publicación más antigua



Dejar un comentario